#46. Crónica: ¡Nos merecemos cena de empresa!

Cena Navidad

Cena Navidad 2012

Sí señores, hoy estoy reivindicativo. ¿Por qué las personas que trabajan como freelance o en pequeñas empresas no pueden tener una gran cena de Navidad, ni cesta, ni discurso del jefe? Nos gustan todas estas cosas tan típicas de estas fechas, aunque más de la mitad del equipo de Ontranslation esté en otras ciudades o incluso en otros países y no hayamos podido celebrarlo juntos por problemas de agenda.

Pero, como nos gusta todo esto, y en el fondo todos somos un poco tradicionales, el pasado jueves celebramos la navidad con nuestra familia de MeetBCN.

Nos juntamos 15 coworkers en total (somos una  empresa mediana) y fuimos al restaurante Flamant de Barcelona, en la plaza Letamendi. Al llegar nos dimos besos. Daba igual si nos habíamos visto por la mañana, durante estos días tenemos excusa para ser más besucones. En el restaurante, con el menú pactado como buena empresa, comimos, reímos sin parar y por qué no decirlo, nos conocimos un poco más entre nosotros. Un menú correcto regado con vino.

En el Flamant con nuestros vecinos de mesa

En Flamant, con nuestros vecinos de mesa

Durante la cena hicimos algún juego, como hacen en las grandes empresas, y nos cambiamos de silla para el postre. Esto nos lo recomendó nuestro departamento de recursos humanos para aumentar los vínculos entre trabajadores. En los cafés, nuestra jefa Isa, desde la cabecera de la mesa (somos una empresa  jerárquica) nos hizo el típico discurso navideño. Después de aplausos y algún que se besen típico de estas cenas, a tomar unas copas que nos fuimos. Hubo distintas propuestas de bares, pero no tenían suficiente glamour… Finalmente, dimos con el que todo el mundo esperaba. Fuimos a un pub en la calle Provenza con Enrique Granados. Al rato, algunos se fueron y los más marchosos acabamos en la sala Luz de Gas. Allí descubrimos que todo el mundo había hecho lo mismo que nosotros. Muchas empresas celebrando su cena de Navidad y saliendo un poco de la rutina. Estábamos contentos, habíamos conseguido parecer una empresa normal.

Al día siguiente… Meet era un desierto. A primera hora nadie se presentó a sus puestos de trabajo. Y cuando nos veíamos por el pasillo, sonreíamos esperando que el otro no se acordara de nada.

Marc

P.D. Ahora estamos comprando el décimo de Navidad de la empresa. ¿Qué? ¿Tampoco podemos?

This entry was posted in Coworking, Crónica, Español, Ontranslation and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply