# 67. Coworking: Marc Navarro «Nuestro principal valor diferencial es la posibilidad de convertir al coworker en formador.»

Marc Navarro

Marc Navarro

Marc Navarro es el Project Manager de CREC un espacio de formación y de coworking que nace con la voluntad de ser el impulsor de personas que quieren reinventarse. Situado en Poble Sec, el espacio pretende ser un referente en el mundo de la formación para emprendedores y ciudadanos.

Edad:   36

Profesión: Diseñador Industrial de formación, actualmente jefe de proyecto del CREC y responsable del área de coworking.

Lenguas: Catalán, castellano e inglés

La entrevista: Nos conocimos en una sesión de networking en el CREC y le propusimos  una entrevista. Realizamos la entrevista por mail y para rematarla en persona, tomando un café en nuestra oficina.

CREC es un espacio de coworking y formación. ¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste el término coworking?

Hace suficiente tiempo como para no acordarme, pero hace menos de 7 años, cuando estuve trabajando como freelance desde casa y aprendí qué es lo que no hay que hacer (o al menos a mi no me funcionó).

Explícanos, ¿cómo surgió la idea de crear CREC?

Club Lleuresport, la empresa matriz a la que pertenece el CREC ( que por cierto es una empresa sin ánimo de lucro), tenía la inquietud de crear un centro donde poder llevar a cabo un proyecto propio. El formato variaba un poco dependiendo de los espacios que estábamos barajando, pero ofrecer un servicio de coworking de primer nivel era irrenunciable: tal y como están las cosas creemos que es momento de dar un paso adelante, no uno hacia atrás.

A diferencia de otros espacios de coworking, CREC se centra mucho en la formación. ¿Qué perfil de coworker esperáis?

Nuestra propuesta formativa es más amplia que en otros coworkings, es cierto, y nuestro principal valor diferencial es la posibilidad de convertir al coworker en formador, ya sea en las instalaciones del CREC o en los centros que gestionamos como empresa. Esto nos permite ofrecer propuestas de calidad a los ciudadanos, a la vez que da la posibilidad a los emprendedores de disponer de un empujón inicial para desarrollar su proyecto.

Estos hechos diferenciales, además de la ubicación y el diseño del espacio, condicionan el tipo de coworker que se interesa por nosotros.

El perfil “lógico” del coworker del CREC  es una persona creativa y activa, interesada en compartir sus conocimientos con los demás, ya que son quienes sacarán más provecho de nuestro servicio. Nos gusta hablar con cada persona que nos visita y estudiamos su caso individualmente, ya que las cosas no se ven igual detrás de la pantalla que detrás de un café.

Hemos visto la programación que tenéis para abril y junio. ¿Qué objetivo habéis tenido a la hora de prepararla?

Es una evolución de la programación anterior. Nuestro objetivo es, partiendo de una programación muy generalista, llegar a generar propuestas muy específicas en diferentes áreas que creemos pueden aportar mucho valor y que harán que el público se acerque a nosotros: si queremos que alguien cruce la ciudad para venir a uno de nuestros cursos, nuestra propuesta debe ser singular. Llegaremos ahí poco a poco, necesitamos llegar a más público e ir haciendo el cambio gradualmente.

¿Crees que la crisis está ayudando a que crezca el número de  espacios de coworking?

Creo que los espacios de coworking están aumentando. Los coworking están dejando de ser una propuesta “extraña” y se están convirtiendo en algo normalizado.

Sin embargo también creo que en la situación actual, mucha gente, por la incertidumbre económica, se lo piensa dos veces antes de dar el paso.No es fácil colgar el cartel de completo.

La idea del coworking es un concepto que nos es extranjero. ¿Crees que en nuestro país está siendo bien acogido en general?

Pienso que se ha avanzado pero hay mucho trabajo por hacer para romper con viejas costumbres. Me explico. Hay algunas personas que se acercan a nosotros pidiéndonos un “despacho cerrado”, en estos casos la mayoría de veces después de hablar con ellos unos minutos confirmas que no están buscando un coworking: están buscando un alquiler de oficina compartido, de los de toda la vida.

Si me dejáis ser políticamente incorrecto, os diría que están apareciendo una serie de coworking que son precisamente eso, alquileres de los de toda la vida con un nuevo nombre: un coworking consiste en construir una comunidad, no de alquilar una oficina sin paredes. ¡Hasta nuestra copistería está montando un coworking! Y no me parece mal, hay gente que simplemente busca una mesa donde trabajar, pero creo que debemos velar por el correcto uso del término coworking.

¿Crees que sería interesante que la idea que transmite el coworking fuera extrapolable a más cosas en nuestra sociedad?

Por supuesto, encontrar lo que nos une en lugar de buscar lo que nos diferencia nos convertiría en una sociedad mejor. Trabajar conjuntamente, buscar sinergias, ampliar nuestra red de contactos… al final se trata de confiar en el de al lado y mirar hacia adelante en lugar de hacia los lados con suspicacia.

Sabemos que estáis en el Barri del Poble Sec de Barcelona. ¿Creéis que el perfil multicultural del barrio tendrá incidencia en los coworkers? ¿Cómo os comunicáis con los coworkers extranjeros?

El entorno es un factor clave ya que define en gran medida el perfil del coworker que se nos acerca, y el Poble Sec ahora mismo está en un claro proceso de gentrificación. De momento tenemos un coworker brasileño y una coworker francesa, pero ambos llevan muchos años en España y no tienen problemas con el idioma. Hablamos catalán y castellano con él y castellano con ella.

A nivel personal o profesional, ¿alguna vez has recurrido a una agencia de traducción, traductor, intérprete, etc.?

En el pasado, en experiencias profesionales anteriores, varias veces necesitamos un traductor del chino al inglés en viajes a china.

¿Alguna anécdota o historia relacionada con los idiomas que te haya ocurrido?

En esos viajes a China, discutiendo sobre posibles soluciones técnicas sobre un producto, había un hecho que nos dejaba cuanto menos perplejos: Después de preguntar sobre la posibilidad de modificar algún aspecto del diseño de un elemento los ingenieros chinos se enzarzaban en una discusión de varios minutos de duración. Al final de la misma el traductor se daba la vuelta y nos decía: “si, es posible”. Nosotros nos habíamos perdido toda la conversación anterior, el know-how correspondiente, y resultaba frustrante porque, aunque no sabíamos chino, era muy evidente que no todos los ingenieros estaban de acuerdo sobre ello y para nosotros era muy importante conocer los detalles de esas discusiones. Un buen traductor, que hubiera trabajado para nosotros, nos habría permitido aprender de ese proceso.

Contacta con él: 

Web

Facebook 

Twitter

Youtube

¿Te ha gustado nuestro post? Recibe nuestra newsletter mensual con el mejor contenido de nuestro blog. 

Posts relacionados:

#58. Coworking: Manuel Zea: ” En el extranjero, la cultura de compartir ha evolucionado y se ha implantado en la sociedad de forma más rápida.”

#35. Coworking: Iñaki Oñate & Oskar García: “Cuando eres consciente de que dos más dos pueden ser cinco te das cuente que en la colaboración todos ganan”

 

This entry was posted in Coworking, Entrevista, Español, Networking and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to # 67. Coworking: Marc Navarro «Nuestro principal valor diferencial es la posibilidad de convertir al coworker en formador.»

  1. Pingback: blog ontranslation | Marc Navarro

Leave a Reply